Iniciar sesión   

Acceso a su cuenta

¿Todavía no tiene cuenta?

Por favor, introduzca un Nombre de usuario válido. Sin espacios, de al menos 2 caracteres y que contenga solo letras y números-
Por favor, introduzca un Contraseña válido. Sin espacios, de al menos 4 caracteres y que contenga solo letras y números-
Las contraseñas no coinciden
Introduzca una dirección de correo electrónico válida
Las contraseñas no coinciden ?>
Los campos marcados con un asterísco ('*') son obligatorios

 x 
Carro vacío
Olga Miranda
Subscribase a nuestro boletín y reciba en su correo noticias y consejos

Carro de Compras

 x 
Carro vacío
Anuncio
30Abril

Consejos para hacer que los adolescentes desayunen

Consejos para hacer que los adolescentes desayunen

Entre que se duermen a altas horas de la madrugada y al otro día se levantan cansados, sobre la hora y muy apurados para no llegar tarde al colegio, los adolescentes no tienen tiempo para desayunar como se debe. A pesar de que sabemos que es la comida más importante del día, muchos padres dejan que sus hijos se acostumbren a no tomar su desayuno y es normal que eso suceda porque, durante la mañana, también ellos tienen mucha prisa por llegar temprano a sus oficinas.

¿Este caso describe a tu familia? ¿No logras hacer que tus hijos adolescentes se sienten a desayunar? Te proponemos algunos consejos para crear el hábito del desayuno en los jóvenes. De esta manera, toda la familia podrá organizarse y disfrutar de los beneficios de esta comida esencial.

Habla con los jóvenes y cuéntales tus expectativas. Muchos jóvenes ignoran lo fundamental que es desayunar y por eso no sienten la necesidad de hacerlo. Por ello, explícales por qué es necesario que desayunen todas las mañanas.

Establece una organización. Diles a los chicos que no se duerman demasiado tarde y que programen sus relojes despertadores unos minutos antes de lo que acostumbran, para que se levanten tranquilos, relajados y con tiempo para desayunar bien. Esta costumbre es fundamental para poder tener un desayuno completo y nutritivo, y no un vaso de leche y un trozo de pan a las corridas.

Haz del desayuno un hábito en familia. Una manera de ayudar a convertir el desayuno en un hábito para los jóvenes es haciéndolo un hábito para la familia entera. Si todos se levantan a la misma hora y desayunan todos juntos, lo más probable que el adolescente no desee quedar afuera.

Prepara desayunos deliciosos.  Trata de ofrecer alimentos que a tus hijos les agrade comer. Incluye jugo de naranja, frutas frescas, cereales o yogur y pregúntales qué es lo que les gustaría comer, siempre y cuando sean alimentos sanos.

Posted in Salud y Belleza, Día de las madres