Iniciar sesión   

Acceso a su cuenta

¿Todavía no tiene cuenta?

Por favor, introduzca un Nombre de usuario válido. Sin espacios, de al menos 2 caracteres y que contenga solo letras y números-
Por favor, introduzca un Contraseña válido. Sin espacios, de al menos 4 caracteres y que contenga solo letras y números-
Las contraseñas no coinciden
Introduzca una dirección de correo electrónico válida
Las contraseñas no coinciden ?>
Los campos marcados con un asterísco ('*') son obligatorios

 x 
Carro vacío
Olga Miranda
Subscribase a nuestro boletín y reciba en su correo noticias y consejos

Carro de Compras

 x 
Carro vacío
Anuncio
20Septiembre

La pediculosis capitis

La pediculosis capitis

La pediculosis capitis o infestación de piojos del cuello cabelludo, es un problema de salud consistente en la presencia de un insecto, el "pedículus humanis capitis" en la cabeza. Afecta a un 5- 15% de la población escolar, siendo más frecuente en las niñas que en los niños, por la mayor longitud del cabello y el uso compartido de accesorios para el pelo.



CAUSA

El piojo de la cabeza es un insecto pequeño, mide aproximadamente de 2 a 4 milímetros, es algo mayor en las hembras que en los machos, sin alas, que precisa del hombre para existir.

Las hembras ponen sus huevos (liendres) a seis milímetros del nacimiento del pelo y los sujetan a este con una masilla insoluble en agua, una especie de “goma”.

A la temperatura corporal, las larvas salen del huevo en aproximadamente siete días y en quince días ya se han convertido en formas adultas sexualmente fértiles. La vida media de un piojo es de 30 días en una persona, periodo en el que es capaz de poner de 100 a 300 huevos, éstos pueden vivir por más de 2 semanas.

MECANISMO DE CONTAGIO

Se transmite de persona a persona y también a través de peines, gorros, sombreros bufandas, adornos del cabello; y piscinas contaminadas. El hecho de tener piojos en la cabeza no significa que la persona sea desaseada o de clase social baja; aunque en algunos casos la falta de higiene puede ser un factor contribuyente.

SINTOMAS

El período de incubación desde el contagio hasta la aparición de los primeros síntomas es de unos 15 días.
La clínica se inicia con prurito (picazón) en el cuero cabelludo, que se va intensificando con el paso de los días, especialmente en zona occipital, retroauricular y en la nuca.

En ocasiones se detectan las liendres o los parásitos como unas pequeñas motitas blancas como caspa (que corresponden a los huevos o liendres) cerca de la raíz de cada cabello que son difíciles de sacar, mucho antes del inicio de la sintomatología, con frecuencia tras ser informados de una epidemia en la escuela.

Las lesiones características son costras hemorrágicas por el rascado y placas eczematosas localizadas en la zona retroauricular y occipital. A la exploración meticulosa puede observarse la presencia de liendres adheridas a los pelos. Debido al rascado, se puede producir una impetiginización (costras con supuración) del cuero cabelludo y la nuca, que se acompaña de adenomegalias (ganglios inflamados) occipitales.

Siempre que observemos un impétigo occipital hemos de examinar la zona cuidadosamente para detectar liendres o parásitos. Por lo general el número de parásitos es escaso y en ocasiones no se detectan, por lo que el diagnóstico se basa en estos casos en la presencia de liendres.

DIAGNOSTICO

Se realiza por las manifestaciones que presenta la persona afectada. Aunque es muy pequeño, la evidencia definitiva se tiene cuando observamos directamente al parásito o a sus huevos, los cuales son de color blanco similares a la caspa, a estos últimos también se conoce como liendres y son más fáciles de ver.

Si se presentan dificultades para localizarlos, un procedimiento de mucha ayuda es pasar por el cabello un peine fino o cepillo de dientes o cerdas cerrados y hacer que caigan los insectos o las liendres en un pedazo de papel.

TRATAMIENTO

La base principal del tratamiento es el lavado y cepillado frecuente del cabello (tres a cuatro veces por semana). Recuerde que la eliminación de los piojos requiere de tiempo y mucha paciencia. Un remedio casero es utilizar un peine fino o cepillo con cerdas cerradas para liendres (liendrera), untarlo con aceite para bebé o de olivo y pasarlo por el cabello, esperar unos minutos y posteriormente lavar con champú.


El tratamiento es sólo para después de una infestación. Nunca para una prevención, puesto que el uso indiscriminado de pediculicidas (sustancias que eliminan los piojos) puede generar resistencias o efectos secundarios.

Una vez producida la infestación, es necesario:
Solicite a su médico el nombre de una loción o champú antiparasitario, el de elección generalmente es a base de permetrina al 1.5%; el cual puede ser usado en menores de 2 años y embarazadas; puesto que otros como el lindane puede ser neurotóxico. Hay que seguir estrictamente las instrucciones de los diferentes productos comercializados, teniendo en cuenta que, con muchos de éstos, se tendrá que repetir el tratamiento varias veces para matar a los piojos que van saliendo de los huevos.


Mojar el cabello seco con la loción o champú. No escatimarla en la zona de detrás de las orejas y en la nuca. No cubrir la cabeza. Mantener el champú o loción medicada durante 10 minutos.


Después del tiempo mencionado, lavar la cabeza con abundante agua y champú normal.


Aclarar la cabeza con agua y vinagre (la proporción es de un parte de vinagre por dos de agua).


Quitar las liendres (huevos) con la mano o con la ayuda de un peine fino (liendrera).

El tratamiento se tiene que repetir 10 días más tarde y 20 días después, por seguridad, con el fin de eliminar los parásitos nuevos.
No olvidarse de sumergir en la loción pediculicida o en alcohol los objetos relacionados con el cabello (peines, cepillos, pasadores, ornamentos, etc.). La ropa de cama y toallas del infestado deben lavarse con agua hervida.

PREVENCION

Debido a que el mecanismo principal de diseminación es de persona a persona, las medidas higiénicas son primordiales para evitar que se propague la infestación. Las siguientes medidas son de mucha utilidad:

Revise con frecuencia la cabeza de los niños, sobre todo detrás de las orejas, en la nuca y en el flequillo

Trate el pelo inmediatamente si encuentra a los parásitos

Lave con frecuencia el pelo: dos o tres veces por semana

Péinelos diariamente. Limpie los peines y los cepillos a menudo

Evite que los niños compartan los utensilios de limpieza. Nunca comparta cepillos para el cabello, peines, extensiones de cabello, sombreros, ropa de cama, toallas ni vestimenta con alguien que tenga piojos de la cabeza.

Se tienen que desinfectar la ropa y las sábanas, los peines y cepillos, los juguetes y las alfombras y tapizados.

Algunas escuelas pueden tener normas para garantizar un ambiente libre de piojos. Algunas veces, los insectos o sus huevos logran meterse dentro de áreas como los tapetes. Por lo tanto, la limpieza frecuente de dichas áreas y otras superficies en las guarderías evita la diseminación de todo tipo de infecciones, incluyendo los piojos de la cabeza.

Posted in Salud y Belleza